Seguidores

sexta-feira, 3 de agosto de 2012

Bezerra de Menezes - O Apóstolo da Caridade.

 

clip_image001

MENSAGEM EM PORTUGUÊS-ESPAÑOL-ENGLISH-ITALIANO

CURSO/AULA-OS ESPÍRITOS REVELADORES-Português
CURA DO MAL-
Português
O MENDIGO RENITENTE-Português
3º CAMPO DO BRITO ESPÍRITA
-Português
VI-CONGRESSO DE SAÚDE E MEDICINA-MG
-Português

7th SPIRITIST WORLD CONGRESS-English
RÁDIO COLOMBIA-Español
PARÁBOLA DE LOS OBREROS DE LA VIÑA-Español

clip_image002
Bezerra de Menezes - O Apóstolo da Caridade.
29 de agosto de 1831 data do seu renascimento no Brasil

Amigos(as). Deus conosco.

Novas mensagens para um fim de semana Feliz!

Estarei viajando nos dias 05 a 16 deste a convite
de Instituições Espíritas de Santiago do Chile.
Em breve voltaremos as nossas atividades...
Com votos de Paz e Luz o amigo, agradecido.

João Cabral - Presidente da ADE-SERGIPE
-BRASIL
WEBSITE: www.ade-sergipe.com.br –Vídeos. Rádio Online
. Mensagens...
Aracaju-Sergipe-Brasil
Em: 03.08.2012

clip_image003

clip_image004

clip_image005

Luz do Evangelho - Jesus é nosso guia. (Emmanuel)

CURA  DO  MAL


Emmanuel

 

                                                                      Quando Jesus nos ensinou a perdoar, concedeu-nos o máximo de poder imunológico para frustrar o contágio do ódio e do desequilíbrio, em nosso relacionamento recíproco.

 

                                                                     *Perdoa a quem te persegue ou calunia, no veículo do silêncio, e situarás o agressor, na cela íntima do arrependimento, na qual se lhe transformarão os sentimentos para a cura espiritual que se lhe faz precisa.

 

                                                                     *Perdoa, sem comentários, a quem te ofende e a breve tempo, te conscientizarás dos males que evitaste e das esperanças com que renovaste muitos dos corações que te partilham a vida.

 

                                                                     *Se alguém te feriu, perdoa e silencia.

 

                                                                     *Se alguém te prejudicou, silencia e perdoa sempre.

 

                                                                     *Quando todos nós praticarmos o perdão que o Cristo nos legou, teremos afastado do mundo as calamidades da própria guerra, que, na essência, é a cristalização do mal que nos induz a apoiar, voluntária ou involuntariamente, o extermínio de milhões de pessoas.

 

(Mensagem psicografada por Francisco Cândido Xavier. Do livro “Hora Certa" - Edição GEEM)

   

 

clip_image006

O MENDIGO RENITENTE

          Narrou-nos Chico [Xavier] que um dia foi procurado por um médico, seu particular amigo de muitos anos, espírita militante e colaborador em suas obras psicografadas.
         
Ele queria saber o que fazer com um velho mendigo, que insistia em dormir no alpendre de sua casa. Não estava preocupado em tê-lo como hóspede em tão precário lugar, mas, sim, com a má acomodação e a friagem da noite. Já o havia alertado de que se permanecesse ali acabaria por ficar doente.
          Contudo, vendo que seus avisos eram ignorados, dedicou-se a arrumar um lugar onde o mendigo pudesse pernoitar. Depois de conseguir um quartinho na vizinhança, levou-o para lá.
         
Qual não fora sua surpresa ao dar com ele em sua varanda no dia seguinte.
Pensando que talvez não tivesse gostado do lugar, procurou um albergue que o tratasse melhor. De nada adiantara. O velho voltou a passar as noites no seu alpendre.

          O médium então falou-nos:
          — O que o médico amigo não sabia era que aquele espírito carregava consigo um grande complexo de culpa. Passei então a narrar-lhe as cenas que os amigos espirituais me haviam mostrado.

          Aquele mendigo, doutor, na existência anterior havia sido um cruel fazendeiro que expulsara impiedosamente muitas famílias de suas terras, deixando-as ao relento, sem rumo...
          Depois que desencarnou, a partir daquelas lembranças formara-se o complexo de culpa. E o sofrimento perdura até os dias atuais, não permitindo que ele permaneça alojado em lugar nenhum.
          Chico concluiu:

          — Então eu disse ao amigo: Não adianta tentar melhorar sua situação, deixe-o dormir no seu alpendre. Mais uns dias e ele procurará outro lugar para deitar-se ao relento. Essa situação perdurará até que o complexo de culpa deixe de atormentá-lo.
          Em nossas cogitações, vem-nos à mente a lição: para exercer a caridade é necessário usarmos do bom senso e não insistirmos quando o necessitado se nega a receber o benefício. Sempre haverá uma razão que justifique situações como a que nos foi narrada.

Do livro: ‘’Inesquecível Chico’’, de Romeu Grisi e Gerson Sestini
GEEM – Grupo Espírita Emmanuel Sociedade Civil Editora

Questão 912: QUAL O MEIO MAIS EFICAZ DE SE COMBATER A PREDOMINÂNCIA DA NATUREZA CORPÓREA?  Resposta: Praticar a abnegação.-Livro dos Espíritos, 65ª edição-tradução de J. Herculano Pires.

clip_image007

Mensaje y foto de Mari Carmen-España

clip_image008

 

 

PARÁBOLA DE LOS OBREROS DE LA VIÑA.

 

“El reino de los Cielos es como un amo que salió muy de mañana a contratar obreros para su viña. Convino con los obreros en un denario al día, y los envió a su viña. Fue también a las nueve de la mañana, vio a otros que estaban parados en la plaza y les dijo: Id también vosotros a la viña, yo os daré lo que sea justo. Y fueron. De nuevo fue hacia el medio día y otra vez a las tres de la tarde, e hizo lo mismo. Volvió por fin hacia las cinco de la tarde, encontró a otros que estaban parados y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día sin hacer nada? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. Él les dijo:

Id también vosotros a la viña. Al caer la tarde dijo el dueño de la viña a su administrador: Llama a los obreros y págales el jornal, empezando por los últimos hasta los primeros. Vinieron los de las cinco de la tarde y recibieron un denario cada uno. Al llegar los primeros, pensaron que cobrarían más, pero también ellos recibieron un denario cada uno. Y, al tomarlo, murmuraban contra el amo diciendo: Esos últimos han trabajado una sola hora y los has igualado a nosotros, que hemos soportado el peso del día y el calor. Él respondió a uno de ellos: Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No convinimos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Pero yo quiero dar a este último lo mismo que a ti. ¿No puedo hacer lo que quiera con lo mío? ¿O ves con malos ojos el que yo sea bueno? Así pues, los últimos serán los primeros, y los primeros los últimos.

” (Mateo, XX, 1-16).

Las condiciones esenciales para los obreros son: la constancia, el desinterés, la buena voluntad y el esfuerzo que hacen en el trabajo que asumieron. Los buenos obreros se distinguen por estas características. El mercenario trabaja por el dinero; su única idea, su única aspiración es recibir el salario. El verdadero operario, el artista, trabaja por amor al Arte. Así es en todas las ramas de los conocimientos humanos: existen los esclavos del dinero y existe el operario del progreso. En la labranza, en la industria, como en las Artes y Ciencias, se destacan siempre el operario y el mercenario.

El materialismo, la materialidad, la ganancia del oro lograron, en la época en que nos hallamos, más esclavos de lo que la Viña logró de obreros. Por eso, grande es la siembra y pocos son los trabajadores. Por lo que se desprende en la Parábola, no se mira la cantidad de trabajo, sino de la calidad, y, aún más, de la permanencia del obrero hasta el final. Los que trabajaron en la Viña, desde la mañana hasta la noche, no merecieron mayor salario que los que trabajaron una sola hora, dada la calidad del trabajo. Los que llegaron los últimos, si hubiesen sido llamados a la hora tercera habrían hecho, sin duda, el cuádruplo de lo que hicieron aquellos que a esa hora fueron al trabajo. De ahí, la idea del Propietario de la Viña, de pagar primeramente a los que hicieron aparecer mejor el servicio y más desinteresadamente se prestaron al trabajo, para el cual fueron llamados. Esta Parábola, en parte, se dirige muy bien a los espíritas. ¡Cuántos de ellos andan por ahí, sin estudio, sin práctica, sin orientación, haciendo obras contraproducentes y al mismo tiempo abandonando sus intereses personales, sus deberes de familia y sus deberes para con la sociedad! En la Siembra se llega a encontrar hasta los vendedores que pregonan sus mercancías por los jornales como el mercader en la plaza pública, siempre mirando los bastardos intereses. Ahora son médiums mistificadores que explotan la salud pública; ahora son “genios” capaces de estremecer a los cielos para satisfacer la curiosidad de los ignorantes. En fin, son muchos los que trabajan, pero pocos los que reúnen, edifican, tratan, como deben, la Viña que fue confiada a su trabajo. Existe otro orden de espíritas que ningún provecho han dado al Espiritismo. Se encierran entre cuatro paredes, no estudian, no leen, y pasan la vida adoctrinando espíritus.

No hay duda de que estos obreros trabajan; ¿pero se puede comparar su obra con la de los que se exponen al ridículo, al odio, a la injuria, a la calumnia, en el largo campo de la divulgación? ¿Se pueden compara los enclaustrados en una sala, haciendo trabajos secretos y la mayoría de las veces improductivos, con los que sustentan, aquí fuera, reñida lucha, a pecho descubierto, por el triunfo de la causa a la que se unieron? Finalmente, la Parábola concluye con la lección sobre los malos ojos: los envidiosos que cuidan más de sí mismos que de la colectividad; los personalistas, los egoístas que ven siempre mal las gracias de Dios en sus semejantes, y las quieren todas para ellos. En la Historia del Cristianismo destaca la Parábola de la Viña con sus característicos obreros. “Lo que era es lo que es”, dice Eclesiastés; y lo que pasó es lo que está pasando ahora con la Revelación Complementaria de Cristo. Están los llamados por la madrugada, están los que llegan a la hora tercera, a la hora sexta, a la nona y a la undécima. En verdad estamos en la hora undécima y los que oyeran la llamada y supieran trabajar como los de la hora undécima de entonces, serán los primeros en recibir el salario, porque ahora como entonces, el pago comenzará por los últimos. ¡Ay de los que reclamen contra la voluntad del Señor de la Viña! ¡Ay de los tunantes, de los materialistas, de los ignorantes!

 

CAIRBAR SCHUTEL

clip_image009

Nenhum comentário:

Postar um comentário

ADICIONE SEU COMENTÁRIO AQUI